Nunca se es muy vieja para comerse una polla